¿Trump será el mago que ponga a árabes e israelíes de acuerdo?


Por Silcarva



Dispara, yo ya estoy muerto
Julia Navarro
Plaza y Janos Editores
912 páginas
Novela contemporánea. Narrativa española
Edición 2013

"Es la apasionante historia de dos familias que persiguen sus sueños y lucha por sobreponerse a su propio destino. Una intensa y emocionada crónica de una saga familiar que ahonda en el vértigo de la condición humana al tiempo que propone una conmovedora reivindicación de que por encima de las patrias están las personas. Julia Navarro propone una ambiciosa novela de personajes, donde sus vidas se entrelazan con momentos claves de la historia, Varsovia, San Petersburgo, Jerusalem, Paris..son algunos de los escenarios de esta novela que, desde su enigmático título hasta su sorprendente final, esconde más de un misterio, mucha aventura y emociones a flor de piel.
Hay momentos en la vida en los que la única manera de salvarse uno mismo es muriendo o matando. Marian Miller cooperante de una ONG, debe realizar un informe sobre los asentamientos ilegales de los judíos en territorio palestino. Para ello pretende recoger las versiones de ambos lados, una decisión que llevará a citarse en Jerusalem con Ezequiel Zucker, un anciano que tiene, como tantas personas, muchas cosas que contar e, incluso, algún secreto que ocultar...Así como si se tratara de un enorme puzzle en el que encajar muchas y complejas piezas, el viejo Ezequiel le irá relatando la historia de su familia, mientras ella le ofrecerá la versión árabe."

Julia Navarro enmarca su novela con un fuerte sustento histórico de la época, el lugar y los orígenes de un conflicto que hoy tristemente continúa vigente. La lectura de esta historia es una forma fácil  de volver sobre las diferencias entre judíos y palestinos, sus orígenes, las delimitaciones de terrenos absurdas, la eterna guerra, el conflicto de dos pueblos históricamente enfrentados y utilizados por Europa y América. Es una novela costumbrista con un trasfondo histórico.

La historia abarca desde el siglo XIX en Rusia, hasta 1948 y el exterminio judío. Inicia en San Petersburgo, donde los judíos deben huir de su propia tierra por el horror y la persecución de los pogromos de los últimos zares. Muestra el deseo de los rusos de abandonar la tiranía zarista y tener una sociedad más justa a través de la revolución.
El judío Samuel Zucker, deja en Rusia a su familia muerta a manos del Zar y junto con una mujer amiga y un niño, hijo de un revolucionario también muerto a manos de los zaristas, huye hacia París. Allí logra llegar luego de un largo y angustioso periplo. Muestra cómo inician una nueva vida en la ciudad y la forma como se abrieron paso para sobrevivir: el comercio.
Samuel, judío, condición de la que reniega y a la que atribuye sus desgracias, resuelve dirigirse como destino final a la Tierra Prometida.
Deja a la mujer y al niño en París en casa de su abuelo, para iniciar solo, el viaje a Jerusalem, a Palestina, a la Tierra Prometida.
Samuel, quien proviene de una familia acomodada e intelectual, llega allí con recursos suficientes para adquirir un trozo de tierra y una cantera a unos campesinos. Los Ziad. Con ellos comparte su explotación a pesar de que la tierra es de su propiedad, y durante varias generaciones conviven, trabajan y se relacionan.
El lugar es llamado la Huerta de la Esperanza. Todos conforman una comunidad donde son iguales a pesar de las diferencias: son judíos de origen ruso y palestinos musulmanes.
Conviven  pacíficamente pero no son ajenos a los conflictos políticos y religiosos de la región. Las  eternas disputas entre judíos y musulmanes, árabes, rusos y palestinos, convirtiéndose en víctimas de odios irracionales. 

La historia muestra el final del Imperio Otomano, la fundación de Tel Aviv, los eternos vaivenes de Jerusalem, la ciudad de las tres grandes religiones: musulmanes, cristianos y judíos. El lugar de las piedras doradas, por donde ha corrido tanta sangre durante todos los tiempos.

La novela propone la conmovedora reivindicación de que por encima de todas las diferencias, de origen y de religión, están las personas.

A Julia Navarro no le parece que sus novelas sean consideradas como novela histórica, pero es difícil apartarse del hecho de que retrata una época y unos hechos históricos con mucha fidelidad.

Es un libro de largo aliento y en ocasiones se torna pesado. Lo leí en varios enviones. Aún así me parece que vale la pena por el contexto histórico, de lejos importante, y por un conflicto que se mantiene vigente. En este momento, 2018, hay disturbios en la franja de Gaza con víctimas mortales por la apertura de la embajada de los Estados Unidos en Jerusalem..
Es una novela complicada y de mucha documentación. Es un trabajo monumental.

Esta Película Lawrence de Arabia trata de un oficial inglés muy particular enviado para apoyar a los árabes en su lucha contra Turquía. Coincide con una época tratada en el libro. ¡Es un clásico del cine!


Aquí una versión 2018, actual, de parte del tema:

Rabino Yaakov Shaphiro explica por qué Jerusalem no es la capital de los judios



El conflicto en 2018, en un reportaje de la Deutsche Welle:



Otro conflicto de nunca acabar donde todos tienen razón, ¿será Trump el mago que los ponga de acuerdo?

Julia Navarro, 1953, periodista política por 35 años de Cadena Ser, TVE, Europa Press, entre otros. Ahora novelista exitosa. Al parecer la novela que más éxito ha tenido es Dime quién soy, publicada en 2010, la novela anterior a Dispara, yo ya estoy muerto.

¡Felices lecturas históricas muy documentadas!









@@@@@ amor

Nota: Este libro lo leí por recomendación de mi gran amiga Ana Marcela. Quedó en deuda con la reseña. Espero nos la cambie por la del  siguiente libro que esté leyendo y que nos quiera recomendar. 
:)

Comentarios